24 jul. 2012

Tema

Poema XIV.

.

XIV

Mi alma está destrozada. Fue rompiéndose de a poco, con cada nueva decepción, cada deseo marchito. Corroída por el tiempo y las vanas esperanzas, yace mustia entre telarañas de aire.
Hundiéndome en el hastío, siento cómo cortan mis alas lentamente, con una sierra sin filo.
Ya no hay lágrimas que bañen mis mejillas: mis ojos están secos, mi corazón, desierto.
Pero aún sigo soñando, deseando, y vuelvo a golpearme la cabeza contra la pared. Ahora es la sangre la que empapa mis mejillas, y las gotas caen una a una sobre el papel en el que escribo, mezclándose con la tinta, arrugando el papel que fue árbol y vida, y ya sólo será pulpa en un tacho de basura.

By B.K.

**LEER MÁS...**