9 jun. 2009

Tema

Coleridge + Iron Maiden

.


En el tema "Rime Of The Ancient Mariner " de Iron Maiden, la banda rinde homenaje al poeta Samuel Taylor Coleridge (1772-1834) considerado uno de los fundadores del Romanticismo en Inglaterra. Una de sus obras más conocidas es justamente la que da origen a esta canción, del mismo nombre. Cuenta la historia de un marinero que, en uno de sus viajes, se enfrenta con la muerte: primero en forma de grandes tormentas que asolan la tripulación; más tarde, -y luego de que el protagonista matara sin piedad a un ave- el infierno se hace presente en forma de dos personajes fantasmales: la muerte y la muerte-en-vida, que decidirán si los castigan por su maldad... La vívida descripción del mundo de los muertos es sobrecogedora.


*Abajo se encuentra el tema de Maiden con su respectiva letra; en el recuadro, está la traducción del poema completo. ¡Que lo disfruten!


THE RIME OF THE ANCIENT MARINER
IRON MAIDEN

Hear the rime of the ancient mariner
See his eye as he stops one of three
Mesmerises one of the wedding guests
Stay here and listen to the nightmares of the sea.

And the music plays on, as the bride passes by
Caught by his spell and the mariner tells his tale.

Driven south to the land of the snow and ice
To a place where nobodys been
Through the snow fog flies on the albatross
Hailed in gods name, hoping good luck it brings.

And the ship sails on, back to the north
Through the fog and ice and the albatross follows on.

The mariner kills the bird of good omen
His shipmates cry against what hes done
But when the fog clears, they justify him
And make themselves a part of the crime.

Sailing on and on and north across the sea
Sailing on and on and north til all is calm.

The albatross begins with its vengeance
A terrible curse a thirst has begun
His shipmates blame bad luck on the mariner
About his neck, the dead bird is hung.

And the curse goes on and on at sea
And the curse goes on and on for them and me.
day after day, day after day,
We stuck nor breath nor motion
As idle as a painted ship upon a painted ocean
Water, water everywhere and
All the boards did shrink
Water, water everywhere nor any drop to drink.

There calls the mariner
There comes a ship over the line
But how can she sail with no wind in her sails and no tide.

See...onward she comes
Onward she nears out of the sun
See, she has no crew
She has no life, wait but heres two.

Death and she life in death,
They throw their dice for the crew
She wins the mariner and he belongs to her now.
Then...crew one by one
They drop down dead, two hundred men
She...she, life in death.
She lets him live, her chosen one.

one after one by the star dogged moon,
Too quick for groan or sigh
Each turned his facce with a ghastly pang
And cursed me with his eye
Four times fifty living men
(and I heard nor sigh nor groan)
With heavy thump, a lifeless lump,
They dropped down one by one.

The curse it lives on in their eyes
The mariner wished hed die
Along with the sea creatures
But they lived on, so did he.

And by the light of the moon
He prays for their beauty not doom
With heart he blesses them
Gods creatures all of them too.

Then the spell starts to break
The albatross falls from his neck
Sinks down like lead into the sea
Then down in falls comes the rain.

Hear the groans of the long dead seamen
See them stir and they start to rise
Bodies lifted by good spirits
None of them speak and theyre lifelesss in their eyes

And revenge is still sought, penance starts again
Cast into a trance and the nightmare carries on.

Now the curse is finally lifted
And the mariner sights his home
Spirits go fromhe long dead bodies
Form their own light and the mariners left alone.

And then a boat came sailing towards him
It was a joy he could not believe
The pilots boat, his son and the hermit,
Penance of life will fall onto him.

And the ship sinks like lead into the sea
And the hermit shrieves the mariner of his sins.

The mariners bound to tell of his story
To tell this tale wherever he goes
To teach gods word by his own example
That we must love all things thaat God made.

And the wedding guests a sad and wiser man
And the tale goes on and on and on.

Ilustración de Gustave Doré para "The Ryme of the Ancient Mariner".


LA CANCIÓN DEL VIEJO MARINERO

Argumento

Cómo un barco habiendo pasado la Línea fue llevado por las tormentas hacia el frío país del Polo Sur; y cómo desde ahí siguió su curso a la latitud tropical del Gran Océano Pacífico; y de las extrañas cosas que sucedieron; y de qué manera el Viejo Marinero volvió a su propio país.


PRIMERA PARTE

Un viejo marinero se encuentra con tres Galanes convidados a una fiesta de bodas, y detiene a uno.

Es un viejo Marinero,
Y detiene a uno de tres.
"Por tu larga barba gris y tu brillante ojo,
Ahora, dime, ¿por qué me detienes?

Las puertas del Novio están abiertas de par en par;
Y yo soy pariente cercano;
Los invitados se encuentran; la fiesta comienza:
Puedes oír el feliz clamor."

Él lo detiene con su mano huesuda,
"Había una vez un barco," cita él.
"¡Suéltame! ¡saca tu mano, pajarraco-barba gris!"
Rápido su mano deja caer.

El Invitado-a-la-Boda queda hechizado por el ojo del viejo navegante, y obligado a oír su relato.

Él lo detiene con su ojo brillante-
El Invitado-a-la-Boda se queda quieto,
Y escucha como un niño de tres años:
El marinero hizo lo que quiso.

El Invitado-a-la-Boda se sentó en una piedra:
No puede elegir sino oír;
Y así le habla el hombre antiguo,
El Marinero de ojos que brillan.

"El barco saludado, el puerto despejado,
tan felices pasamos frente a la iglesia,
frente a la colina
frente a la cima del faro.

El Marinero cuenta cómo el barco navegó hacia el sur con buen viento y despejado clima, hasta que llegó a la Línea.

"El Sol salió por la izquierda,
¡Fuera del mar salió él!
Y rayó brillante, y a la derecha
Se metió en el mar.

"Alto y más alto cada día,
hasta sobre el mástil a mediodía-"
El Invitado-a-la-Boda golpea aquí su pecho
Pues ha escuchado el fuerte fagot.

El Invitado-a-la-Boda escucha la música nupcial; pero el Marinero continúa su relato.

La novia ha entrado en el salón,
Roja es ella como una rosa;
Moviendo sus cabezas delante de ella van
Los felices trovadores.

El Invitado-a-la-Boda golpea su pecho,
Pero no puede elegir sino oír;
Y así le habla el hombre antiguo
El Marinero de ojos que brillan.

El barco es arrastrado por una tormenta hacia el polo sur.

"Y ahora vino el golpe de la Tormenta, y él
Era fuerte y tiránico:
Golpeó con sus alas que todo cubrían
Y nos ahuyentó hacia el sur.

"Con mástiles torcidos y proa sumergida,
Como el perseguido a gritos y a golpes
Aun pisa la sombra de su enemigo
y hacia adelante dobla su cabeza,
El barco iba rápido, fuerte rugía el estrépito
Y hacia el ojo del sur escapábamos.

"Y ahora vino la nube y la nieve,
Y hubo un frío extraordinario:
Y el hielo, alto como el mástil, vino flotando
Tan verde como la esmeralda.

La tierra de hielo, y de sonidos temibles, donde no había cosa viva para ver.

"Y a través de las corrientes los riscos nevados
que sí daban un desolado brillo:
Ni formas de hombres ni bestias vimos-
El hielo estaba entre todo.

"El hielo estaba aquí, el hielo estaba allí,
El hielo estaba todo alrededor:
¡Crujía y gruñía, y rugía y aullaba;
Como ruidos en lo salvaje!

Hasta que un gran pájaro de mar, llamado el Albatros, atravesó la niebla-de-nieve, y fue recibido con gran alegría
y hospitalidad.

"Al fin cruzó un Albatros
A través de la niebla vino;
Como si hubiera sido un alma Cristiana,
Le gritamos en el nombre de Dios.

"Comió la comida que nunca comiera;
Y círculos y círculos voló.
¡El hielo se dividió con un ataque de trueno
El timonel a través nos dirigió!

¡Y vean! el Albatros probó ser un ave de buen augurio, y siguió al barco mientras éste volvía hacia el norte a través de
la niebla y el hielo flotante.

"Y un viento bueno del sur se levantó detrás;
El Albatros aún seguía,
¡Y cada día, por juego o comida,
Venía al grito de los marineros!

"En nube o bruma, en mástil o velas,
Se posó durante nueve vísperas;
Mientras toda la noche, a través del humo-niebla blanca
Brillaba el rayo-luna blanca.

El viejo Marinero inhospitalariamente mató al ave piadosa de buen augurio.

"Dios te salve, viejo Marinero,
de los demonios que por esto serán plaga!-
¿Por qué miras así? Con mi ballesta
Yo maté al Albatros.


PARTE SEGUNDA

"El Sol surgió ahora a la derecha:
Fuera del mar salió él,
Aún escondido en brumas; y a la izquierda
Bajó dentro del mar.

"Y el buen viento del sur aún soplaba detrás,
Pero ningún dulce pájaro venía
¡Ni un solo día por juego o comida
Vino al grito de los marineros!

Sus compañeros de barco gritan contra el viejo Marinero por matar al ave de buena suerte.

"Y yo había hecho una cosa infernal,
Y tormento les traería
Pues todos afirmaban que yo había matado al ave
Que hacía soplar la brisa
¡Ah, miserable! dijeron ellos, matar al ave
Que hacía soplar la brisa

Pero cuando la niebla se disipó, lo justifican, y eso los hace a ellos mismos cómplices del crimen.

"Ni pálido ni rojo, como la misma cabeza de Dios,
El glorioso Sol se levanta:
Entonces todos afirmaron que yo había matado al pájaro
Que traía la niebla y bruma.
'Qué bien', dijeron ellos, 'matar a esos pájaros,
Que traen la niebla y la bruma'.

La brisa buena continúa; el barco entra al Océano Pacífico, y navega hacia el norte, hasta que éste alcanza la línea.

"La brisa buena sopló, la espuma blanca voló,
El surco seguía libre detrás;
Éramos lo primero que alguna vez irrumpía
Dentro de ese mar silencioso.

El barco ha sido de repente encalmado

"Abajo cayó la brisa, el velamen cayó abajo,
Más triste no podía ser;
Y hablábamos sólo para romper
El silencio del mar.

"Todo en un cielo caliente y cobrizo,
El Sol sangriento, a mediodía,
Justo arriba del mástil se paraba,
No más grande que la Luna.

"Día tras día, día tras día,
Varados, sin aire ni movimiento
Tan inerte como un barco pintado
Sobre un océano pintado.

Y el Albatros empieza a ser vengado.

"Agua, agua, por todas partes,
Y todas las tablas se achicharraban
Agua, agua, por todas partes
Ni una sola gota para tomar.

"La misma profundidad se pudrió, ¡Oh Dios!
¡Que alguna vez esto fuera posible!
Sí, cosas pegajosas reptaban con patas
Sobre el mar pegajoso.

"Alrededor, alrededor, por un lado y por el otro
Los fuegos-de-la-muerte bailaban a la noche;
El agua, como óleos de una bruja
Ardía verde, y azul, y blanco.

"Un espíritu los había seguido, uno de los invisibles habitantes de este planeta, ni difuntas almas ni ángeles; en lo que concierne a éstos, el culto Judío, Josefo, y el Platónico de Constantinopla, Miguel Psellus, pueden ser consultados.
Son muy numerosos, y no existe clima ni elemento sin uno o más.

"Y algunos en sueños aseguraban era
Del espíritu que nos plagaba así;
Nueve brazas profundo él nos había seguido
De la tierra de nube y nieve.

"Y cada lengua, por tanta sed,
Estaba reseca en la raíz;
No podíamos hablar, no más que si
Nos hubieran asfixiado con hollín.

Los navegantes, en su dolorosa zozobra, querían echar toda la culpa al viejo Marinero: como señal de esto, colgaron el muerto pájaro-de-mar alrededor de su cuello.

"¡Ah! ¡bueno el día! ¡qué malditas miradas
Tuve yo de viejos y jóvenes!
En lugar de la cruz, el Albatros
Alrededor de mi cuello colgaba.


PARTE TERCERA

Vino un tiempo agotador. Cada garganta
Estaba reseca, y vidrioso cada ojo
Un tiempo agotador! un tiempo agotador!
Qué vidrioso cada ojo agotado,
Cuando mirando al oeste, yo percibí
Un algo en el cielo.

El viejo Marinero percibe una señal en el elemento muy a lo lejos.

"Al principio parecía un pequeño punto,
Y luego parecía una nube;
Se movía y se movía, y tomó al final
Un cierta forma, deseé .

"Un punto, una nube, una forma, lo comprendí!
Y aún se acercaba y se acercaba:
Como si esquivara un alma-del-agua
Se hundía, y se iba, y giraba.

En su mayor acercamiento, a él le parece que es un barco; y con un costoso sacrificio libera su habla de las ataduras de la sed.

"Con gargantas desabridas, con negros labios cocidos,
No podíamos ni reír ni gemir
Por la extrema sed todos mudos quedamos
Mordí mi brazo, chupé la sangre, Y grité, ¡Un barco! ¡un barco!

Un resplandor de felicidad

"Con gargantas desabridas, con negros labios cocidos,
Maravillados me oyeron gritar
¡Gran merced! ellos de alegría sonrieron,
Y todos de una vez tomaron aliento,
Como si estuvieran tomándose todo.

Y el horror viene. Porque ¿puede ser un barco que avance sin viento ni olas?

"¡Miren! ¡miren! (grité) ¡ya no cambia su dirección!
Hacia acá viene a ayudarnos;
Sin una brisa, sin una ola,
¡Permanece con la quilla alzada!

"La curva del oeste toda estaba en llamas.
¡El día estaba por poco terminado!
Casi sobre la curva del oeste
Descansaba un ancho, brillante Sol;
Cuando esa extraña forma pasó de repente
Entre nosotros y el Sol.

A él le parece sólo el esqueleto de un barco.

"Y enseguida el Sol fue rayado con barrotes
(Madre del Cielo, ¡dadnos gracia!),
Como si a través de una puerta-de-calabozo él espiara
con ancha y ardiente cara.

"¡Ay! (pensé, y mi corazón fuerte latía)
¡Qué rápido se acerca y se acerca!
¿Son esas sus velas que centellean en el Sol,
como inquietos entramados?

Y sus costillas se ven como barrotes sobre la cara del Sol poniente.

"¿Son esas sus costillas a través de las que el Sol
espía, como a través de una celda?
¿Y es esa Mujer toda su tripulación?
¿Es esa una Muerta? y ¿hay allí dos?
¿Es la Muerte pareja de esa mujer?

La Mujer-Espectro y su Pareja-Muerte, y nadie más a bordo del barco de esqueleto.

¡A tal barco, tal tripulación!

"Sus labios eran rojos, su apariencia era libre,
Sus rizos eran amarillos como oro:
Su piel era tan blanca como la lepra,
La Pesadilla Vida-en-Muerte era ella,
Que coagula con frío la sangre del hombre.

La Muerte y la Vida-en-Muerte han tirado los dados por la tripulación del barco, y ella (la última) gana al viejo Marinero.

"El desnudo barco ruinoso al lado pasó,
Y las dos estaban tirando los dados;
'¡El juego terminó! ¡Yo gané! ¡Yo gané!'
Dijo ella, y silba tres veces.

No hay crepúsculo en las cortes del Sol.

"El borde del Sol se hunde; las estrellas se precipitaron:
De un solo paso viene la oscuridad;
Con susurro oído-lejos, sobre el mar,
Disparó el barco-espectro.

Al levantarse la luna

"¡Escuchamos, y miramos a todos lados arriba!
¡Miedo en mi corazón, como en la taza,
Mi vida-sangre parecía sorber!
Las estrellas eran tenues, y cerrada la noche,
La cara del timonel por su lámpara brillaba blanca;
De las velas el rocío goteaba-
Hasta que trepado sobre la barra del este
La luna cornuda, con una estrella brillante
En el arriba se inclinan.

Uno tras otro.

"Uno tras otro, ante la Luna colgada-de-estrella,
Muy rápido para el quejido o la exhalación
Cada uno giró su cara con horrendo espasmo
Y me maldijo con su ojo.

Sus compañeros caen muertos.

"Cuatro veces cincuenta hombres vivos
(Y yo no oí ni suspiro ni quejido)
Con fuerte golpe, una masa sin vida,
Caían uno por uno.

Pero la Vida-en-Muerte comienza su trabajo en el viejo Marinero.

"¡Las almas desde sus cuerpos volaron,
Escaparon a la dicha o a la pena!
Y cada alma, me pasaba al lado
Como el silbar de mi ballesta!"


PARTE CUARTA

El Invitado-a-la-Boda teme que un espíritu le esté hablando.

"¡Miedo me das, viejo Marinero!
¡Miedo me da tu mano huesuda!
Y eres largo, y flaco, y marrón,
Como es la ribeteada arena-del-mar.

Pero el viejo Marinero le asegura su vida corporal, y procede a relatar su horrible penitencia.

"Miedo me das, y tu ojo brillante,
Y tu mano huesuda tan marrón."-
"No temas, no temas, tú, Invitado-de-la-Boda!
Este cuerpo no se cayó."

"Solo, solo, completamente, solo, solo,
Solo en un ancho, ancho mar!
Y nunca un santo tuvo piedad de
Mi alma en agonía."

Él desprecia las criaturas de la calma.

"Tales hombres, tan hermosos!
Y todos ellos muertos yacían:
Y miles de miles de cosas pegajosas
Vivían aún, y yo también.

Y envidia el que ellas vivieran, y tantos yacieran muertos.

"Miré sobre el mar podrido
Y aparté mis ojos lejos;
Miré sobre la cubierta podrida
Y allí los hombres muertos yacían.

"Miré al Cielo, y traté de rezar;
Pero cuando una plegaria había surgido,
Un malvado susurro venía, y hacía
Mi corazón tan seco como el polvo.

"Cerré mis párpados, y los mantuve cerrados,
Y los globos como pulsos latían;
Porque el cielo y el mar, y el mar y el cielo,
Eran como una carga en el ojo agotado,
Y los muertos estaban a mis pies.

Pero la maldición vive para él en el ojo de los hombres muertos.

"El sudor frío corría de sus miembros,
Ni se pudrieron ni emanaron olor:
La mirada que ellos posaban en mí
Nunca había de terminar.

"La maldición de un huérfano arrastraría al Infierno
Un espíritu de las alturas;
Pero ¡oh! ¡más horrible que eso
Es la maldición en el ojo de un hombre muerto!
Siete días, siete noches, vi esa maldición,
Y aún yo no podía morir.

En su soledad e inmovilidad el añoraba la Luna viajante, y las estrellas que aún permanecían, aunque todavía más adelante; y en todas partes el cielo azul pertenece a ellas, y es su designado descanso y su país nativo y su propio hogar natural. En el que entran sin anunciarse, como señores que son seguramente esperados, y sin embargo hay un placer silencioso a su llegada.

"La Luna moviente subió al cielo,
Y en ninguna parte demoró
Suavemente iba subiendo,
Y una estrella o dos al lado-

"Sus rayos burlaban la abrasante inmensidad,
como escarcha de Abril esparcida;
Pero donde estaba la sombra del abrazo del barco
El agua encantada quemaba
Un quieto y terrible rojo.

Por la luz de la Luna él contempla las criaturas de Dios en la gran calma.

"Más allá de la sombra del barco,
observé las serpientes marinas:
Se movían en huellas de reluciente blanco,
Y cuando se encabritaban, la luz élfica
Caía en canosas escamas.

"Entre la sombra del barco
observé su rico atuendo:
Azul, verde satinado, y negro de terciopelo,
Serpenteaban y ondulaban; y cada huella
era un resplandor de fuego dorado.

Su belleza y su felicidad.
Él los bendice en su corazón.

"¡Oh felices cosas vivas! ninguna lengua
su belleza podría declarar.

Una fuente de amor fluyó de mi corazón,
Y los bendije sin saber:
Seguro mi buen santo tuvo piedad de mí,
Y los bendije sin saber.

El hechizo comienza a romperse.

"En ese mismo momento pude rezar;
Y desde mi cuello tan libre
El Albatros cayó, y se hundió
Como plomo en el mar.


PARTE QUINTA

"¡Oh sueño! ¡Es una cosa suave,
Amada de polo a polo!
La Reina María alabada sea!
Ella envió el suave sueño desde el Cielo,
Que se deslizaba en mi alma.

Por gracia de la sagrada Madre, el viejo Marinero es refrescado con lluvia.

"Los tontos baldes en la cubierta,
Que tanto tiempo habían permanecido,
Soñé que se llenaban con rocío;
Y cuando desperté, llovía.

"Mis labios estaban mojados, mi garganta estaba fría.
Mis ropas todas húmedas;
Seguro había bebido en mis sueños,
Y aún mi cuerpo bebía.

"Me moví, y no pude sentir mis miembros:
Estaba tan liviano -casi
Pensé que había muerto en el sueño,
Y era un fantasma bendecido.

Él oye sonidos y ve extrañas vistas y conmociones en el cielo y el elemento.

"Y pronto oí un viento rugiente:
No vino de cerca;
Pero con su sonido agitó las velas,
Que eran tan finas y secas.

"El aire de arriba explotó a la vida;
Y el fulgor de cien banderas-de-fuego
Adelante y atrás eran agitadas!
Y adelante y atrás, y adentro y afuera,
Entre las lánguidas estrellas.

"Y el viento que se acercaba rugía más fuerte,
Y las velas suspiraban como juncos
Y la lluvía caía desde una nube negra;
La Luna estaba en su borde.

"La espesa nube negra se quebró, y aún
La Luna estaba a su lado:
Como aguas disparadas desde algún alto risco,
El relámpago bajó como nunca su arpón
Un río escarpado y ancho.

Los cuerpos de la tripulación del barco son animados, y el barco se mueve.

"El fuerte viento nunca alcanzó al barco,
¡Pero ahora el barco se movía!
Bajo el relámpago y la Luna
Los hombres muertos lanzaron un gruñido.

"Gruñeron, se revolvieron, todos se levantaron,
Ni hablaban, ni movían sus ojos;
Había sido extraño, hasta en un sueño,
Haber visto a esos hombres muertos levantarse.

"El timonel condujo, el barco se movió;
Pero nunca una brisa sopló;
Los marineros todos ajustaron las cuerdas
Donde acostumbraban hacer.
Levantaron sus miembros como herramientas sin vida
Éramos una horrenda tripulación.

"El cuerpo del hijo de mi hermano
Parado a mi lado, rodilla con rodilla:
El cuerpo y yo tiramos de una cuerda,
Pero nada él a mí me dijo.

Pero no por las almas de los hombres, ni por los demonios de la tierra o del aire intermedio, sino por una bendita tropa de espíritus angélicos, enviados por la invocación del santo guardián.

"¡Miedo me das, viejo Marinero!"
"¡Ten calma, tú, Invitado-de-la-Boda!
No eran esas almas que huían con dolor,
A las que esos cuerpos volvían de nuevo,
Sino una tropa de espíritus benditos.

"Porque cuando atardeció -dejaron caer sus brazos,
Y se amontonaron alrededor del mástil;
Dulces sonidos subieron lentamente por sus bocas,
Y desde sus cuerpos salieron.

"Alrededor, alrededor, volaba cada dulce sonido,
Luego se lanzaron al Sol;
Lentamente los sonidos volvieron de nuevo,
Ahora mezclados, ahora uno por uno.

"Algunas veces goteando desde el cielo
Oía cantar a la alondra;
Algunas veces todas las pequeñas aves que hay,
¡Cómo parecían llenar el mar y el aire
Con su dulce idioma!

"Y ahora era como todos los instrumentos,
Ahora como una flauta solitaria
Y ahora es una canción de ángel,
Que hace que el Cielo esté mudo.

"Cesó; pero aún las velas hicieron
Un ruido agradable hasta el mediodía,
Un ruido como de arroyo escondido
En el hojado mes de Junio,
Que al durmiente bosque toda la noche
Canta una suave canción.

"Hasta el mediodía tranquilamente navegamos,
Pero nunca una brisa respiró:
Lentamente y suavemente iba el barco,
Movido adelante desde abajo .

El solitario espíritu del polo sur lleva al barco hasta la Línea, obediente de la tropa angélica, pero aún requiere venganza.

"Bajo la quilla nueve brazas profundo,
Desde la tierra de nube y nieve.
El espíritu se deslizó: y fue él
Quien hizo al barco andar.
Las velas al mediodía abandonaron su canción,
Y el barco permaneció quieto también.

"El Sol, justo encima del mástil,
Lo había pegado al océano:
Pero en un minuto empezó a agitarse,
Con un corto movimiento desparejo.

Luego como un caballo alzado que se suelta,
Dio un salto repentino:
Subió la sangre a mi cabeza,
Y caí al piso desvanecido.

Los demonios compañeros del Espíritu Polar, los habitantes invisibles del elemento, toman parte en su daño.

"Cuánto tiempo en el mismo estado permanecí,
Yo no lo puedo afirmar;
Pero antes de que vida vital regresara,
Oí, y en mi alma distinguí
Dos voces en el aire.

Dos de ellos relatan, uno al otro, esa larga y pesada penitencia que para el viejo Marinero había sido acordada por el Espíritu Polar, que retorna al sur.

" '¿Es él?' dijo uno, " '¿es éste el hombre?"
Por Aquél que murió en la cruz,
Con su arco cruel él tiró abajo
Al inofensivo Albatros.

"El Espíritu que esperaba a su lado
En la tierra de nube y nieve,
Amó al pájaro que amó al hombre
Quien lo mató con su arco.

"La otra era una voz más suave,
Tan suave como rocío-de-miel
Dijo, 'El hombre ha hecho su penitencia,
Y más penitencia hará.'


PARTE SEXTA

.....................Primera Voz


" Pero ¡dime, dime! habla de nuevo,
Tu suave respuesta renueva-
¿Qué hace a ese barco andar tan rápido?
¿Qué está haciendo el Océano?

.....................Segunda Voz


'Todavía como un esclavo ante su señor,
El Océano no tiene su fuerza;
Su gran ojo brillante muy silenciosamente
Hacia la Luna se dirige.

" 'Si él puede saber qué camino tomar;
Porque ella lo guía suave o severa,
¡Mira, hermano, mira! Qué graciosamente
Ella le concede su mirada."

El Marinero ha estado sumido en un trance;

.....................Primera Voz

" 'Pero ¿por qué anda ese barco tan rápido,
Sin ola ni viento? '

Porque el poder angélico impulsa a la nave hacia el norte más rápido que lo que ninguna vida humana podría soportar.

.....................Segunda Voz

" 'El aire es cortado por delante,
Y se cierra desde atrás.
" '¡Vuela, hermano, vuela! ¡más alto, más alto!
O nosotros llegaremos tarde:
Ya que lento y lento ese barco andará,
Cuando el trance del Marinero se haya desvanecido.

El movimiento supernatural es retardado; el Marinero despierta, y su penitencia comienza de nuevo.

"Me desperté, y estábamos navegando
Como en buen tiempo;
'Era noche, calma noche, la Luna estaba alta;
Los hombres muertos juntos se pararon.

"Todos juntos se pararon en la cubierta,
Para un calabozo-sepulcral mejor:
Todos fijaron en mí sus ojos de piedra,
Que en la Luna brillaban.

"El espasmo, la maldición, con la que murieron,
Nunca había de pasar:
No podía apartar mis ojos de los suyos,
Ni alzarlos para rezar.

La maldición es finalmente expíada.

"Y ahora este hechizo se rompió: una vez más
Yo veía el océano verde,
Y miraba adelante lejos, aunque poco veía
De lo que había visto antes-

"Como alguien en una ruta solitaria
Camina con miedo y terror
Y habiendo mirado atrás una vez, camina
Y su cabeza no vuelve a girar más.
Porque sabe que un temible demonio
Va cerca detrás de él.

"Pero pronto respiró un viento sobre mí,
Ni sonido ni movimiento hizo:
Su paso no fue sobre el mar,
En la onda o en la sombra.

"Levantó mi pelo, aireó mi mejilla
Como una prado -vendabal de primavera-
Se enlazaba extrañamente con mis miedos,
Sin embargo pareció una bienvenida.

"Veloz, veloz volaba el barco,
Pero navegaba suave también:
Dulce, dulce soplaba la brisa-
En mí solo soplaba.

Y el viejo Marinero advierte su país natal.

"¡Oh sueño de felicidad! ¿es esto en verdad
La torre del faro que veo?
¿Es ésta la colina? ¿es ésta la iglesia?
¿Es éste mi propio país, el mío?

"Pasamos por el puerto,
Y con gemidos recé-
¡Oh déjame estar despierto, Dios mío!
O déjame dormir para siempre.

"El puerto era claro como el vidrio,
¡Tan suavemente se extendía!
Y en la bahía la luz de luna,
Y la sombra de la Luna.

"El risco brillaba radiante, la iglesia no menos
La que está sobre el risco
La luz de luna mojaba en silencio
El sereno campanario.

Los espíritus angélicos dejan los cuerpos muertos, y aparecen en sus propias formas de luz.

"Y la bahía era blanco con luz silenciosa
Y levantándose de la misma,
Muchas formas, que eran sombras,
En colores carmín vinieron.

"A poca distancia de proa
Estaban esas sombras carmín:
Giré mis ojos sobre cubierta-
¡Oh, Cristo! ¡lo que vi allí!

"Cada cuerpo yacía aplastado, sin vida aplastado,
Y, ¡por la santa cruz!
Un hombre todo luz, un hombre-serafín
En cada cuerpo se paraba.

"Esta banda-serafín, cada uno movió su mano:
¡Era una vista celestial!
Se erguían como señales a la tierra,
Cada uno, una luz hermosa.

"Esta banda-serafín, cada uno movió su mano:
Ninguna voz ellos impartieron-
Ninguna voz; pero Oh, el silencio se hundió
Como música en mi corazón.

"Pero prontó oí el batir de remos,
Oí el festejo del Piloto;
Mi corazón por fuerza giró
Y vi un bote aparecer.

"El Piloto y el ayudante del Piloto,
Los oí venir rápido:
¡Dios del Cielo! Era una felicidad
Los hombres muertos no podían maldecir.

"Vi a un tercero -oí su voz:
¡Es el buen Ermitaño!
Él canta fuerte sus himnos divinos
Que en el bosque compone.
Él absolverá mi alma, él lavará
La sangre del Albatros.


PARTE SÉPTIMA

El Ermitaño del Bosque.

"Este Ermitaño bueno vive en ese bosque
que desciende hasta el mar.
¡Qué fuerte su dulce voz se eleva!
Amás hablar con marineros
Que vienen desde un país lejano.

"Él reza a la mañana, a la tarde y a la noche-
Tiene un mullido almohadón:
Es el musgo que sagradamente esconde
La vieja y marchita raíz de un roble.

"El bote se acercó: los oí hablar,
'Pero, ¡esto es extraño, me parece!
¿Dónde están esas luces tantas y tan claras,
Que señales nos hacían recién?

Se acerca al barco con asombro.

" '¡Extraño, por mi fe! el Ermitaño dijo-
'¡Y no contestaron nuestro saludo!
¡Las maderas están carcomidas! y mira esas velas.
¡Qué finas son y secas!
Nunca vi nada igual,
A menos que así no sean.

" 'Esqueletos marrones de hojas que detienen
El correr de mi arroyo-del-bosque;
Cuando la hiedra está llena de nieve
Y el búho grita abajo al lobo,
si come de la loba sus cachorros.

" '¡Señor! tiene una mirada maligna-
(El Piloto dio una respuesta)
Tengo miedo' -'¡Adelante, adelante! '
Le dijo alegre el ermitaño.

"El bote se acercó más al barco,
Pero yo no hablé ni me moví;
El bote se acercó hasta el lado del barco,
Y enseguida un sonido se oyó.

El barco repentinamente se hunde.

"Bajo el agua seguía gruñendo,
Aún más fuerte y aterrador:
Llegó al barco, se quebró el puente;
El barco cayó como plomo.

El viejo Marinero se salva en el bote del Piloto.

"Turbado por el fuerte y terrible sonido,
Que cielo y oceáno fustigó,
Como quien ha estado siete días ahogado
Mi cuerpo yacía a flote;
Pero veloz como en sueños, me encontré
Dentro del bote del Piloto.

"En el remolino, donde se hundió el barco,
El bote giraba y giraba;
Y todo estaba quieto, excepto la colina
que repetía el sonido.

"Moví mis labios -el Piloto tembló
Y se derrumbó de pronto;
El Ermitaño sagrado elevó sus ojos,
Y rezó en donde se sentaba.

"Tomé los remos: el compañero del Piloto,
Que ahora iba como loco,
Fuerte y mucho reía, y mientras tanto
Sus ojos se movían adelante y atrás.
'¡Ja! ¡ja!' decía, 'ahora puedo ver
Qué bien sabe remar el Diablo'.

"Y ahora, ya sobre mi propio país,
¡Me paré en la tierra firme!
El Ermitaño salió del bote,
Y apenas se podía mantener.

El viejo Marinero ruega con insistencia al ermitaño que lo confiese; y la expiación de por vida cae sobre él.

" '¡Oh confiésame, confiésame, santo hombre!'
El ermitaño frunció el ceño.
'Di rápido,' dijo, 'Te exijo que me digas-
¿Qué clase de hombre eres tú?

Y desde aquel tiempo y a través de su vida futura una agonía lo obliga a viajar de tierra en tierra.

"Desde entonces, en una hora incierta,
Esa agonía regresa:
Y hasta que mi horrible relato es contado,
Este corazón dentro mío quema.

"Paso, como la noche, de tierra en tierra;
Tengo un extraño poder para hablar;
En el momento en que veo su cara,
Conozco al hombre que debe oírme:
A él mi historia le enseño.

"¡Qué fuerte alboroto estalla desde esa puerta!
Los invitados-a-la-boda están allí:
Pero en el recóndito jardín la novia
Y las damas de honor están cantando:
Y escucha, ¡la pequeña campana de víspera,
Que me lleva a la plegaria!

"¡Oh Invitado-a-la-Boda! esta alma ha estado
Sola en un ancho, ancho mar:
Tan solitaria estaba, que Dios mismo
Apenas parecía estar allí.

"Oh más dulce que la fiesta de bodas,
Es aún más dulce para mí,
Caminar juntos a la iglesia
Con una buena compañía!-

"Caminar juntos a la iglesia,
Y todos juntos rezar,
Mientras cada uno a su gran Padre se inclina,
¡Ancianos, y niños, y amantes amigos,
Y jóvenes y alegres doncellas!

Y para enseñar, por su propio ejemplo, amor y reverencia a todas las cosas que Dios hizo y ama.

"¡Adiós, adiós! pero esto te digo
A ti, Invitado-a-la-Boda
Reza bien quien ama bien
A todos, hombre y ave y animal.

"Reza mejor, quien ama mejor
A todas las cosas, grandes y pequeñas;
Porque el querido Dios que nos ama,
Él hizo y ama a todas

." El Marinero, el del ojo brillante,
El de la barba con la edad agrisada,
Se fue, y ahora el Invitado-a-la-Boda
Se alejó de la puerta del novio.

Se fue como alguien que ha sido turbado,
Y es de una sensación desesperada:
Un hombre más triste y más sabio
Se levantó a la mañana siguiente.


F I N

Samuel T. Coleridge

Traducción de Karina A. Macció

Acá van a encontrar la versión en su idioma original.

8 comentarios:

LOBOBERSERKER dijo...

SIEMPLEMENTE ALUCINANTE ESTA ENTRADA, BIEN POR TI BIEN POR IRON Y BIEN POR Coleridge

SALUDOS Y AUUUUUUUUUUUUUU........

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

No leí el poema de Colleridge pero la canción es de lo mejor... En "Live after death" Dickinson explicita que la canción fue compuesta bajo los efectos del cáñamo. No lo dudo.

dakota73 dijo...

Siempre me gusto esa afición que tienen los Maiden por la literatura y el cine, la ilustración de Dore de lo mejor, un beso. PD Que discazo Powerslave!

Bloody Kisses dijo...

LOBOBERSERKER: Muchas gracias!!

(Diego Loayza) Oneiros: Waa, no la sabía esa del cáñamo! Sí, yo tampoco lo dudo ;)


Dakota73: Totalmente, excelente álbum!

RutyMeTaL dijo...

Dickinson y EL cañamo..MIS 2 AMORESSSSS!!
besossssss.----Ruty---

kayako saeki dijo...

Un post genial y kompleto!!!
El poema es inkreible y la versión de los mítikos maiden no se keda atrás.....

Besos...

r4ciel dijo...

de verdad que es un post excelente, excelente!!
y completo, coincido plenamente!!!

Bloody Kisses dijo...

Ruty Metal, Kayako saeki y R4ciel: Muchas gracias por sus comentarios y por pasarse! ;)